España es un país turístico, acudiendo millones de turistas todos los años atraídos por sus playas, el abundante patrimonio artístico del país, y la variedad de ofertas gastronómicas, además de ser una de las naciones más bellas y ricas en patrimonio cultural del mundo por su amplia variedad de destinos turísticos.
Playa de Las Canteras. Al fondo Auditorio Alfredo Kraus (Gran Canaria)

Desde 1960, España ha experimentado un gran desarrollo en este sector y hoy en día es una de las grandes potencias turísticas del mundo. El auge turístico español en los años setenta estuvo motivado por factores externos (como el incremento del poder adquisitivo de la clase media) e internos (su bajo coste, las mejoras de las infraestructuras, la amplitud de la demanda interna).

El turismo, a día de hoy, es una de las bases principales de la economía de España. En décadas anteriores se promocionaba casi exclusivamente el turismo de sol y playa, a lo que contribuía (y contribuye) un clima bastante más cálido y soleado que el de otros países europeos. Las temperaturas en verano suelen variar entre los 20 y los 40º y muchas regiones tienen más de 300 días de sol al año, con veranos generalmente secos. Muchas localidades costeras, especialmente en la Comunidad Valenciana, se encuentran repletas de hoteles, restaurantes y apartamentos gigantescos al pie de la playa. Sin embargo, este turismo de sol y playa tenía problemas, como la excesiva estacionalidad: la demanda principal se daba en meses específicos (verano) y decaía enormemente en otros, lo que hacía que muchas empresas dedicadas a el sector se desestabizasen en las épocas frías de invierno.

El norte de España tiene un clima más frío y húmedo. Muchos españoles y extranjeros se sienten atraídos por el Camino de Santiago o las fiestas de San Fermín. Hay muchos acantilados, pero también playas tranquilas y apartadas. El turismo rural en estas regiones es una alternativa a las principales atracciones turísticas del sur de España (sol y playa). La principal causa del turismo en el norte del país es la belleza de la (geografía, rias gallegas; costa cantábrica; etc) y la variada y rica gastronomía.

La gastronomía española es amplia y variada, con platos tan típicos como la paella, el cocido madrileño, el jamón ibérico, el marisco y productos del mar gallegos y las tapas. El aceite de oliva, del que España es el primer país productor, se emplea en una gran variedad de platos, y es muy apreciado en otros países.

En los últimos años ha crecido el interés por el turismo cultural en España. España posee, junto con Italia, el mayor número de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco del mundo, sumando un total de 41. Además, trece ciudades españolas ostentan el título de Ciudades Patrimonio de la Humanidad también por la UNESCO, entre las que se incluyen: Santiago de Compostela, Salamanca, Ávila, Segovia, Alcalá de Henares, Toledo, Cáceres, Mérida, San Cristóbal de la Laguna, Córdoba, Ibiza, Cuenca y Tarragona, convirtiendo a España en el país con más ciudades galardonadas con esta distinción.

-VER VIDEOS DE ESPAÑA-
-VER IMAGENES DE ESPAÑA-

Mercedes Dácil Borges